El sector de los áridos es el principal suministrador de materias primas para la construcción de infraestructuras, para la edificación, para la industria y para la protección del medio ambiente, lo que le confiere el carácter de industria estratégica.

Los áridos son arenas, gravas y rocas fragmentadas. De forma más coloquial se conocen como arena, grava, gravilla, etc.

Son la segunda materia prima más consumida por el hombre después del agua y cada español ha consumido, en 2018, unos 2.590 kilogramos anuales, es decir 7,1 kilogramos diarios (en 2007 se consumieron cerca de 33 kilogramos diarios).

Los áridos se emplean en estas obras, como hormigón preparado, prefabricados de hormigón (el 80% del hormigón son áridos), mortero, aglomerados asfálticos (el 95% son áridos), construcción de carreteras (el 94% de los materiales necesarios para una carretera son áridos), ferrocarriles (balasto), etc.

Tampoco podría disponerse de objetos como el papel, los detergentes, las pinturas, el vidrio, los ordenadores, determinados medicamentos, etc. Incluso para la siderurgia, para la fabricación de cementos y cales o para la generación de energía eléctrica en centrales térmicas, es preciso el aporte de áridos como cargas minerales.

Los áridos están perfectamente normalizados y regulados para las aplicaciones en construcción y, por lo tanto, requieren rocas de determinadas calidades. Éstas tienen una composición mineral y una textura muy diversas, por lo que presentan características muy distintas. Esta diversidad comienza con el tipo de yacimiento geológico, y continúa con las técnicas de explotación y los procesos de trituración del todo-uno que se extrae de la cantera o gravera.

Atendiendo a su naturaleza, los áridos pueden ser naturales, secundarios y reciclados. La explotación de los áridos se realiza habitualmente a cielo abierto en canteras o en graveras.

  • Graveras: cuando los materiales no están consolidados, se emplean equipos de arranque mecánico como las excavadoras, las palas cargadoras, las dragalinas, y los tractores sobre orugas (bulldozer), que extraen directamente la roca.
  • Canteras: Cuando se trata de macizos rocosos, la extracción de materiales consolidados se efectúa mediante voladura con explosivos, adoptando grandes medidas de seguridad, para la fragmentación controlada de la roca y la obtención de la materia prima, llamada todo-uno, que pueda ser trasladada hasta la planta de tratamiento.

Datos Básicos del sector

  • 1.754 explotaciones de áridos, más del 60% del total de la industria extractiva. Entre 2017 y 2018, el número de explotaciones de áridos activas ha descendido en 45, un -2,5%.
  • El empleo directo asciende a 8.347 trabajadores, a los que hay que sumar otros 13.725 indirectos, para un total de 22.072 trabajadores, según los datos de la estadística Minera de España (2017) y datos propios. El incremento total de empleo se estima en un +2,3%.