El año 2015 ha sido el primero en el que el consumo nacional de áridos ha crecido desde 2007, pero las positivas expectativas de crecimiento del consumo, de entre el 5% y el 10%, que se tenían al inicio del ejercicio y que parecía que se iban a confirmar, por la positiva evolución del primer semestre, han sufrido los efectos de un notable retroceso experimentado en el segundo semestre debido, fundamentalmente, a la paralización de decisiones por la falta de Gobierno.

Finalmente, según las estimaciones de ANEFA, el año 2015 se ha cerrado con un ligero crecimiento del 4,8%, para un consumo total de áridos para la construcción de 94,4 millones de toneladas, pero con variaciones territoriales importantes y algunas Comunidades Autónomas todavía en decrecimiento.

  • Se confirma así el cambio de tendencia y, tras 8 años de retrocesos muy importantes, el sector volvió a crecer, aunque los volúmenes de consumo sean todavía claramente muy insuficientes para poder hablar de recuperación, tras haber tocado fondo en 2014, año en el que alcanzó los mínimos históricos, de 90,1 millones de toneladas.
  • Esta tendencia es muy similar a las registradas para los sectores afines.
  • Desde el máximo previo a la crisis (2006), momento en el que la producción era de 486 Mt, el consumo de áridos para la construcción sigue en el -80,6% de lo registrado aquel año, a pesar de la tibia mejoría de 2015.

A esta cantidad hay que añadir cerca de un millón de toneladas de áridos reciclados.

Asimismo, se ha producido un ligero incremento en el consumo de áridos para aplicaciones industriales, tales como cementos, vidrios, cargas, filtros, industria química, siderurgia y metalurgia, etc., hasta los 23,0 millones de toneladas (+4,9%).

Por lo tanto, el consumo total de áridos, en el año 2015, ha sido de unos 118,5 millones de toneladas (+5,8%).

Se estima en 450 millones de euros el volumen de negocio del sector de áridos para la construcción, excluido el transporte. La caída acumulada en términos constantes, desde 2007 hasta 2015, es del -83,5%.

El empleo directo asciende a 7.650 trabajadores, a los que hay que sumar otros 9.500 indirectos.

En 2015, prácticamente se ha detenido la destrucción de puestos de trabajo en el sector, habiéndose perdido 6.280 puestos de trabajo directos (-45%) y 23.000 puestos de trabajo totales, contando también con los indirectos, desde el inicio de la crisis en 2006.

En otro orden de cosas, la caída del consumo de áridos para la construcción, en 2015, muestra una evolución territorial muy desigual, retrocediendo Extremadura (-22,3%), Andalucía (-5,3%), Asturias (-4,8%), País Vasco (-2,5%), Murcia (-1,7%).

Por el contrario, Baleares (+22,3%), Galicia (19,5%), Madrid (+18,9%) y La Rioja (+14,3%), han tenido un comportamiento más positivo en crecimiento porcentual, aunque las variaciones absolutas en volumen de consumo son todavía casi inapreciables.

Navarra (-51,5%), Cantabria (-64,3%) y La Rioja (-64,9%) son, por este orden, las Comunidades Autónomas con menor incidencia desde el inicio de la crisis. En el otro extremo se sitúan la Comunidad Valenciana (-92,1%), Canarias (-88,7%), la Región de Murcia (-88,0%) y Madrid (-86,0%), con retrocesos netamente superiores al -80%.

En el documento Anexo Series históricas (1991 – 2015) de consumo de áridos para la construcción por Comunidades Autónomas, además de éstas, se recogen asimismo las variaciones interanuales.

Desde 2006, cuando el consumo de áridos por habitante en España era uno de los más importantes de Europa, con cerca de 12 toneladas / habitante / año, esta cifra ha sufrido una reducción considerable.

A pesar del leve incremento de 2015, volviéndose a algo más de 2 toneladas / habitante / año (en concreto 2,02), sigue netamente por debajo de la media europea (4,9 toneladas / habitante / año). Estos valores son más propios de países subdesarrollados del tercer mundo que de una economía occidental integrada en la UE como la española. De los 39 países Europeos para los que la UEPG elabora estadísticas, España ocupa el último puesto, tras Albania.

Destacan por lo negativo de los valores que presentan, la Comunidad Valenciana (0,94 t/hab./año), Canarias (1,05 t/hab./año) y la Comunidad de Madrid (1,10 t/hab./año). Navarra (6,58 t/hab./año) es la única Comunidad Autónoma con consumos superiores a la media europea.

Actualmente, España – que se encontraba en segunda posición en 2006 – ocupa el noveno lugar de Europa en producción total de áridos, por detrás de Rusia, Alemania, Turquía, Francia, Polonia, Reino Unido, Italia y Austria.

Informe estadístico 2015
Anexos al Informe estadístico